La Ruta del Cares: Recorriendo los asombrosos Picos de Europa

Ruta del Cares: Atravesando los Picos de Europa

Cuando piensas en un viaje a España ¿qué es lo primero que se te viene a la mente? ¿ciudades como Madrid o Barcelona, te imaginas comiendo paella o viendo un show de flamenco? Si es así, perfecto, son algunas de las cosas típicas que no pueden faltar en una visita a este país, pero créeme que hay muchísimo más por descubrir.

Hace poco tuve la oportunidad de hacer una de las rutas de senderismo más impresionantes de toda Europa, la Ruta del Cares, una experiencia espectacular con la que pude comprobar de nuevo que España y en general el viejo continente ofrecen algo que la mayoría de viajeros que visitan estas tierras ignoran, extraordinarias experiencias de conexión con la naturaleza... mis preferidas.

¡No te pierdas el info video! Puedes verlo haciendo click aquí.

Pero ¿qué es el senderismo?

Si no estás familiarizado con el término, qué mejor manera de hacer honor al destino del que les comparto haciendo uso del todopoderoso Diccionario de la Lengua Española para definirlo.

Senderismo: Actividad deportiva que consiste en caminar por el campo siguiendo un itinerario determinado.

Pero no es sólo por deporte, el senderismo incluye ese extra que es el disfrute de la naturaleza y su belleza en distintos escenarios. Esto lo hace una de las actividades que cautivarán a todo amante del ejercicio, del aire puro y de los paisajes naturales.

Haciendo la Ruta del Cares desde Madrid

El contacto con la naturaleza es una de mis pasiones, por eso llevaba tiempo pensando en hacer algún viaje de este tipo luego de haber estado recorriendo varias ciudades europeas en donde generalmente la arquitectura y la historia son protagonistas. Luego de buscar y buscar encontramos el destino perfecto, Asturias y la Ruta del Cares, considerada como una de las rutas de senderismo más impresionantes de Europa.

Mapa de la Ruta del Cares

Para hacer la Ruta del Cares hay que dirigirse a Asturias, una de las comunidades del norte de España dueña de unos paisajes naturales increíbles. El sendero de la ruta, que cubre una distancia de 12 Km uniendo dos pequeños pueblos en medio de las montañas, Poncebos y Caín, es producto de la mano del hombre y fue hecho con el fin de facilitar el mantenimiento del canal de alimentación de la central hidroeléctrica ubicada en la zona, el resultado es un impresionante camino que atraviesa la roca de las gigantescas montañas de los Picos de Europa y que surca la denominada "Garganta Divina" del río Cares. 

Cómo llegar a Poncebos desde Madrid y viceversa

Empezamos planeando cómo llegar a Poncebos, el pueblo recomendado para iniciar el recorrido debido a que empieza en subida y las vistas son espectaculares. Lo ideal para este tipo de viajes es contar con un vehículo (propio o alquilado) ya que los accesos se hacen por carretera y no hay transporte público que te deje en el sitio, sin embargo el problema que teníamos es que ninguno contaba con licencia para conducir. La solución, Blablacar. Reservamos nuestros puestos en el vehículo de una pareja que se dirigía a uno de los pueblos cercanos y quienes muy amablemente accedieron a dejarnos exactamente en el hotel donde pasaríamos la noche.

Túnel en Poncebos, Asturias
Uno de los túneles en Poncebos antes de llegar al hotel
Si por algún motivo no logras conseguir un vehículo que te lleve hasta allá directamente, se puede también tomar algún bus o tren hasta Oviedo (capital del Principado de Asturias) y desde la terminal tomar un bus hasta el pueblo llamado Cangas de Onís, un bonito lugar que vale la pena recorrer. Una vez en Cangas sólo resta conseguir transporte a Poncebos, es fácil de encontrar el servicio ya que muchos visitantes llegan a este lugar con el objetivo de hacer la Ruta del Cares. Este recorrido fue el que hicimos en forma inversa para el regreso de nuestro viaje.

La aventura empieza desde que te desconectas

Vías serpenteantes custodiadas por gigantes de roca a cada lado, así describiría el camino que se debe hacer por carretera. A medida que nos vamos acercando a nuestro destino, nos vamos alejando de la actividad y el bullicio de la ciudad y acercándonos a la silenciosa e imponente quietud de la naturaleza. Desde este momento empieza la aventura, desde que sientes que te desconectas de todo.

Después de un largo viaje por fin llegamos al hotel Mirador de Cabrales ubicado en Poncebos, un recóndito y hermoso pueblo hundido en las montañas que nos recibe con la sinfonía de una corriente de agua helada que pasa por debajo del puente justo en frente de nuestro alojamiento.

Riachuelo frente al Hotel Mirador de Cabrales
El agua fría y su sonido nos daba la bienvenida
El hecho de haber llegado a este lugar y poder admirar el paisaje que me rodea, me hace sentir que ya ha valido la pena el viaje de más de 5 horas. El hotel está literalmente empotrado en medio de las montañas y pareciera que éstas lo protegen como colosos con su impresionante altura. El sonido del agua en constante movimiento, la brisa templada y la sensación de estar rodeado de paz total hace que probablemente sea uno de los lugares con más encanto en donde me haya quedado durante mis viajes.

Hotel Mirador de Cabrales, Poncebos
Un alojamiento aislado en medio de las montañas
Ya era hora de prepararnos para el día siguiente, de comer algo, descansar y recargar energías para la caminata y la experiencia que nos esperaba.

Una experiencia única: Fotos de la caminata por la Ruta del Cares

Cargado con agua, algo de comer, gafas de sol, una gorra, protector solar y por supuesto mis cámaras, me preparé para salir a eso de las 9 de la mañana junto con mis compañeros de viaje. La experiencia que viví aproximadamente durante las 8 horas que duró la caminata de ida y regreso, incluyendo uno que otro desvío y pausa para admirar el majestuoso paisaje, hasta ahora es la que ocupa el puesto número 1 del top de mis encuentros con la naturaleza.

Aunque una cámara es incapaz de capturar la grandeza de este lugar, a continuación te comparto las fotos de esta maravilla con el fin de motivarte a que te des la oportunidad de desconectarte y dejar que la naturaleza te robe el aliento.

Subida desde Poncebos - Ruta del Cares
Tramo de subida que inicia desde Poncebos
Ruta del Cares, tramo antes del descenso
Un punto alto antes de empezar a descender
Vista de la Ruta del Cares
Canal de agua en los Picos de Europa
El canal que transporta el agua de la central hidroeléctrica de Poncebos
Encuentro con cabra en la Ruta del Cares
Mi encuentro con una cabra a mitad de camino. Estas valientes no le temen a las alturas.
Haciendo la Ruta del Cares
Ruta del Cares en Picos de Europa - El Viajero Tricolor
Un pequeño desvío de la ruta que valió la pena. Todo por estas vistas de los asombrosos Picos de Europa

Tips y recomendaciones para hacer la Ruta del Cares

- Empieza desde Poncebos. Hice el recorrido en ambas direcciones y definitivamente de esta manera será más impresionante.

- Quédate en el Hotel Mirador de Cabrales. Tiene una ubicación inmejorable en medio de la naturaleza, es muy cómodo, el trato excelente y además es super económico. Puedes ver los precios y hacer la reserva a través de este link.

- Prepárate para desconectarte del mundo, literalmente. Al estar en medio de las montañas prácticamente es imposible obtener señal en tu celular (móvil), sin embargo en el hotel que te recomiendo tienen servicio de WiFi.

- Asegúrate de llevar en tu mochila suficiente agua y algo de comer para el camino, sólo encontrarás tiendas y restaurantes en el lado de Caín o algunos en Poncebos, pero nada durante el trayecto.

- Si tienes tiempo en tu viaje de ida o regreso dale un vistazo a Cangas de Onís, es un pueblo muy bonito, especialmente me llamó la atención su puente romano.

- Lleva calzado apropiado. El camino está hecho de piedras por lo que unos zapatos inadecuados pueden arruinarte la experiencia.

- Siempre anda con mucha precaución, especialmente si hay muchas personas por el camino, generalmente son senderos angostos y un descuido puede ser muy peligroso.

- Si consideras que tu estado físico no es el mejor, puedes empezar desde Caín, hacer el recorrido hasta antes del tramo de subida y devolverte, aunque te perderás de lo que para mí es el tramo más impresionante de la Ruta del Cares.

¿Cuál ha sido tu "eco-viaje" favorito? ¡Cuéntamelo en los comentarios! Hasta la próxima y buen viaje.


Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizas la compra de un producto recomendado siguiendo este enlace yo recibiré una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ti, pero sí me ayuda a mantener este blog. Muchas gracias.
Anterior
Next Post »