El castillo de Karlštejn, una magnífica fortificación medieval cerca a Praga

Castillo de Karlstejn - Fortificación medieval cerca a Praga

Después de haber recorrido varias capitales europeas tengo que decir que Praga, la capital de la República Checa es mi favorita. He tenido la fortuna de poder visitarla varias veces y en cada oportunidad me sorprende con algo nuevo, con ese misticismo que acompaña cada uno de sus rincones. Pero el encanto no llega sólo hasta ahí, más allá de los límites de la ciudad se encuentra el Castillo de Karlštejn (o Castillo de Karlstein) el más visitado del país si tenemos en cuenta que el Castillo de Praga no es un castillo en sí.

Cómo llegar desde Praga a Karlštejn

Hlavni nadrazi - Estación principal de trenes en Praga
Estación principal de trenes en Praga. Fuente: Trainline Europe

Para llegar a Karlstejn tomamos un tren en la estación Hlavní nádrazí, la estación principal de Praga que está ubicada cerca a la Plaza de Wenceslao y por supuesto del Museo Nacional. La duración del viaje es de aproximadamente 45 minutos que se te pasan volando gracias a los bonitos y verdes paisajes que se pueden apreciar por el camino.

Precio: 90 CZK (Aprox. 3.33 Eur) En total por ambos trayectos, ida y regreso.
Frecuencia: Cada 30 minutos de lunes a viernes y cada hora durante los fines de semana.

La experiencia recorriendo el castillo: Historia, arquitectura y leyendas

En el mismo instante en el que te bajas del tren puedes sentir el aire puro típico de los pequeños pueblos europeos entrando en tus pulmones. Algo que le añade encanto a los pueblos medievales además de su historia y arquitectura, es la perfecta armonía que aún mantienen con la naturaleza que los rodea.

Empezamos nuestro recorrido hacia el pueblo a pie, siguiendo el camino paralelo a las vías férreas que conducen a los visitantes año tras año. En el camino pasamos por un puente en el que hay que detenerse al menos por unos segundos para admirar la belleza del paisaje que forma el río, que como un perfecto espejo refleja las casas antiguas cerca a la orilla y el verde de las montañas.

Castillo de Karlstein desde el pueblo medieval a sus pies
Una vista previa desde el pueblo antes de subir
Seguimos hasta llegar a un desvío a la izquierda de la calle que indica la dirección hacia el castillo. Al pasar una pequeña loma de repente nos introducimos en lo que hoy en día es un pueblo medieval que se ha adaptado completamente al turismo que atrae la gloriosa edificación de piedra. Tiendas de artesanías, comida típica checa, pequeños museos que buscan llamar la atención de los visitantes y bebidas de toda clase para tratar de mitigar la sed que trae consigo el verano se encuentran a lado y lado de la calle empedrada que guía hacia los pies de la colina en la que se posa el castillo.

Entrada al Castillo de Karlstejn
Un pequeño vistazo al interior desde la puerta principal antes de empezar el recorrido
Después de subir por el camino inclinado se llega a una plazoleta central en donde se ha instalado la taquilla y el acceso al interior del castillo. Para el ingreso es obligatorio hacerlo con un guía (algo que por ejemplo ocurre también con el famoso Castillo de Neuschwanstein) y hay tres opciones para elegir dependiendo de qué tanto quieras ver. En este link puedes ver los tours disponibles y sus precios.

Haciendo el recorrido por el interior del castillo

La construcción de la fortaleza se inició en el año 1348 por orden del rey Carlos IV y se terminó en 1365. El rey Carlos IV fue un personaje sumamente importante para la historia de la República Checa y durante su reinado se construyeron algunas de las edificaciones que representan al país en la actualidad, entre ellas el famoso puente que lleva su nombre en Praga.

El objetivo de este castillo era el de guardar y proteger los tesoros reales, especialmente la colección de reliquias sagradas del rey y las joyas de la corona. Hoy en día la corona original no se encuentra en este lugar, sin embargo se puede ver una réplica que permite hacerse una idea de la riqueza y del poder del reino. La corona original se encuentra en la Catedral de San Vito y hay varias leyendas inspiradas en ella, que por lo general, implican la muerte de alguien... tenebroso ¿no?

Réplica de la Corona Checa en Karlstejn
Réplica de la extraña y mística corona checa
A parte de la Capilla de la Santa Cruz, uno de los salones más interesantes del castillo es la habitación del rey. La muestra de la vestimenta que usaba su esposa y el tamaño de la cama confirman que en la época antigua la altura de una persona promedio era mucho menor que la de una en la actualidad. Además en algunas ocasiones llama la atención la ausencia de muebles, la razón es que en su época todo se solía guardar en grandes cofres de madera asegurados con candados, de estos se pueden ver aún algunos originales en el castillo.

Cuarto del castillo de Karlstejn
En los cuartos del castillo no podían faltar algunos accesorios en cristal de Bohemia y algunos muebles originales

Las vistas, lo mejor de la visita

Después de hacer el tour guiado viene sin duda lo mejor de la visita al Castillo de Karlstejn, la vista de su arquitectura desde afuera. Es impresionante cómo se construyó dando la sensación de que va creciendo como una escalera, empezando desde la torre del pozo, la más baja, hasta la Gran Torre con 60 metros de altura.

Para poder entender la complejidad de la arquitectura y el nivel de fortificación de este castillo hay que tener en cuenta que ¡el grosor de las paredes es de aproximadamente 7 metros!

La Gran Torre del Castillo de Karlstejn
Vista de la Gran Torre del castillo de Karlstejn, la más protegida
Castillo de Karlstein, vista desde el pozo
El diseño de la fortificación se asemeja al de una escalera
Vistas desde una de las torres del castillo de Karlstejn
Las vistas desde lo alto del castillo son impresionantes y muestran su posición estratégica
Vista desde un balcón en Karlstejn
Desde uno de los balcones de la fortificación
El Viajero Tricolor - Castillo de Karlstejn, República Checa
Y la inevitable selfie con el castillo...

Así terminaba con una de las excursiones más interesantes para hacer cerca a Praga, la encantadora capital de la República Checa que no me deja de sorprender cada vez que me da el gusto de poder visitarla y que sigue siendo personalmente mi destino top de Europa.

¿Te gustan los castillos y la época medieval? ¿Te gustó este post? Deja tu comentario y cuéntame cuál es tu castillo favorito y cuál te gustaría visitar. 

Anterior
Next Post »